¿Cuáles son los beneficios de su práctica?

Ayuda a corregir la postura, y esto a su vez reduce los dolores de cuello, espalda y lumbares, no solo por la tonificación muscular del abdomen, los glúteos y la espalda, sino también por que trabaja regulando la capacidad cardiovascular aprendiendo a combinar la respiración con el movimiento.
También fortalece la musculatura sin aumentar excesivamente el volumen muscular, en especial los músculos del abdomen y la espalda.
No solo fortaleciendo el centro del poder sino también los ligamentos y la flexibilidad de estos, por todo esto es una rutina diaria donde notaremos más fuerza y agilidad.
Aumenta la flexibilidad articular lo que se traduce en una mejora de los movimientos y de las articulaciones, también repercute en la posibilidad de lesiones reduciéndolas notoriamente.
Pilates no es sólo un entrenamiento desafiante, si no también energizante.

“Un movimiento fluido hacia el exterior desde un centro fuerte”.

Romana Kryzanowska, discipula de Joseph H. Pilates

Anuncios