Masajes

El masaje se ha utilizado durante siglos y es una de las terapias más antiguas.

Es empleado para múltiples beneficios: 

  • Como corrector de todo tipo de alteraciones músculo-esqueléticas, siendo una solución efectiva para mantenernos flexibles y relajados en un mundo lleno de estrés.
  • Como regulador del tono muscular, cuando hay tensiones, contracturas o, en definitiva, una hipertonía del músculo, con el consiguiente alivio del dolor. Tengamos en cuenta que la mayoría de los dolores de espalda, sobre todo en la zona cervical, se debe a contracturas, y las contracturas casi siempre son el resultado de una tensión continua. Un masaje dado con regularidad nos puede salvar de este molesto dolor de espalda que no nos sacamos de encima.
  • Como tonificante muscular, cuando hay una hipotonía o un exceso de flaccidez, con la consiguiente disminución de las zonas fláccidas.
  • Aliviador de la fatiga muscular originada por el ejercicio excesivo, ya que promueve la eliminación rápida de los productos de desecho, aumenta el aporte de elementos nutritivos y mejora la circulación.
  • Facilita la evacuación del intestino grueso combatiendo el estreñimiento, dando un masaje en la musculatura abdominal.
  • Circulatorio,  aumenta el movimiento de la sangre, haciendo más eficaz el intercambio de nutrientes y metabolitos, con lo cual mejora el estado trófico de la piel y de los tejidos subyacentes.
  • Relajante y placentero

Anuncios